miércoles, 8 de enero de 2014

TRES PONENCIAS Y UN EPÍLOGO

Hubo un periodo de apenas un lustro, entre el final de la licenciatura y el inesperado acceso a la función pública, en que mi despiste antológico coqueteó con los claustros y con los birretes universitarios, sea despachando matrícula en los cursos de doctorado y luego proyectando la necesaria tesis, sea aportando mis modestas aproximaciones teóricas en ocasionales congresos convocados en Murcia. Así surgieron las tres ponencias que siguen (más una cuarta, la primera en el tiempo, que por pudor he obviado en esta revisión), meros homenajes respectivos a los cuentos de Jorge Luis Borges, a El perseguidor de Julio Cortázar y a Crónica de una muerte anunciada de Gabriel García Márquez. Muchos años después, en 2007, me tropecé con la entrañable historia del poeta Sánchez del Castillo, hermano de padre de mi abuela materna, y allá que me lancé a desempolvar sus versos y a intentar dignificarlos y publicitarlos; el estudio crítico que, a manera de epílogo, cierra aquel volumen, es la pieza que faltaba para completar esta breve incursión de aliento académico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada